Ingrid Ramon: Educación en positivo

Educacion canina trupis

Nuestra relación con los perros está cambiando. Hasta hace no tanto los canes eran vistos como una herramienta más en las labores del campo. Ahora que nos hemos trasladado a ciudades, el perro es otro habitante más. Aún queda mucho trabajo por hacer (mucho) para que el perro esté integrado y aceptado en nuestras ciudades de una forma positiva. Se ha de trabajar en el respeto mutuo de todas las partes para conseguir una convivencia armoniosa. A ello se dedica Ingrid Ramon siendo educadora canina desde lo positivo.

Cada perro tiene sus dificultades y depende de nosotros que pueda superarlas

Desde pequeñita tenía claro que quería ser profe de perros. También tuve claro desde muy pronto que los castigos no eran mi metodología de enseñanza así que hice las maletas y me fui a Inglaterra. Allí descubrí que habían otras formas de enseñar y educar a un perro. Trabajé en una protectora mientras aprendía todo lo que podía. Persona que podía aportarme algo, persona con la que estudiaba. Después compaginé mi trabajo en la protectora con una consulta privada y empecé a tocar el tema de la detección que siempre me fascinó: detección de explosivos, de estupefacientes, de enfermedades… Durante 10 años estuve a caballo entre Inglaterra y Estados Unidos hasta que decidí volver a casa y enseñar todo lo que había aprendido en Barcelona.

Para unos el perro es ese animal fiel que nunca te fallará ¿para tí qué es?

Los perros me han hecho evolucionar. Me han hecho salir de mi zona de confort, arriesgarme, querer saber más, aprender de mí misma, ser más tolerante… Para poderte relacionar con este animal has de hacer un trabajo de dentro hacia afuera. Has de aprender a comunicarte, a relacionarte y eso requiere que tú te abras. Te abras a pensar opciones, a entender, a aceptar que te equivocas… Además de todo el amor, compañía, risas, emociones… para mí un perro es evolucionar.

¿Cómo funciona la detección? ¿Todos los perros pueden?

Ahora colaboro con el Hospital Clínic en un estudio de detección de cáncer. A través de muestras hemos llegado a la conclusión que Blat (mi perro) es capaz de detectar cáncer con un 98% de éxito. Es fascinante y te diría que sí y no pueden. Todos los perros tienen la capacidad de detectar pero no todos tienen la actitud para hacerlo, las ganas. Todos podemos jugar a fútbol pero no todos tenemos interés en practicarlo.

¿Qué me puedes decir de los perros agresivos o de las razas agresivas?

Es mejor hablar de perros reactivos que agresivos. En cuanto a eso te diré que hay un pequeño componente genético pero sobretodo es educacional y experiencial. Si a un perro no lo educas desde pequeño y si tiene experiencias negativas la agresión puede estar a un paso. En cambio si tiene una buena educación y le proporcionamos experiencias positivas no ha de haber agresión; sea de la raza que sea.

Me gusta la naturaleza, viajar, leer, artes marciales, quedar con los amigos, comer, descubrir, enseñar… ¡VIVIR! 🙂

About Author

client-photo-1
sonia
De Barcelona. Chapurreo inglés lo suficiente para hacerme entender (¡sigo intentándolo!). Curiosa. Cinéfila. No sé vivir sin música. Tapeo como filosofía. Vino-aprendiz.

Comments

Deja un comentario