Detrás de la cámara

El trabajo de un realizador de video trupis

¿Ver o mirar? Este inicio de entrada es un tanto “tela”. Lo sé. Pero es que hay quien mira y hay quien ve. De la misma manera que hay quien oye y hay quien escucha. Para ver se necesitan ciertas condiciones físicas pero para saber mirar se necesita algo más que eso. Y Vicente es de esas personas que saben mirar.

¿Cómo llegaste detrás de la cámara?

Sería largo de contar, pero lo haré de forma simplificada. Desde que tengo uso de razón que siempre me fascinó cualquier medio de crear imágenes y sonido.El dibujo, la tv, la radio, el cine… Cuando tenía 20 años,  junto con mi hermano Antón, emprendí la aventura de inaugurar una pequeña tienda de fotografía, allí revelábamos los carretes, vendíamos material y foto-estudio. Algunos años después ofrecíamos reportaje social y fue entonces cuando precisamos del vídeo. Ahí fue mi primera toma de contacto profesional con la cámara, aprendiendo todo siempre de forma autodidacta, aunque no fue hasta hace 6 años que me inicié a realizar vídeos algo más desarrollados.

¿Y ahora en qué andas?

Hoy en día realizo mayoritariamente vídeos de erotismo soft y glamour, nunca pornográficos, ya que es la clientela que tengo, pero también realizo making-of. Hago todo el proceso, algunas veces solo, desde la idea hasta el montaje final. Soy un hombre orquesta, pero en estos momentos estoy expandiendo mi profesión para la realización de videoclips musicales o publicidad. Unos proyectos que precisarán de más trabajo en equipo.

Disculpa mi ignorancia pero ¿qué diferencia un realizador de un director?

Realizador está más relacionado con la televisión. Es el que está en el control pinchando cámaras. Director es común con el cine, encargado de dirigir todos los procesos creativos de principio a fin de un proyecto audiovisual. En TV, el director, es el que se encarga de los contenidos. Es diferente. Aunque a un director de cine también se le puede llamar realizador.

Y pregunta obligada… ¿qué diferencia el erotismo del porno?

Creo que todos sabemos lo que es pornografía, sexo real y explicito, el límite o frontera lo pondrá el juicio de cada uno. El erotismo es algo más sutil con el sexo, un pensamiento, una mirada, un movimiento, un vestido, un objeto, un beso o una caricia, etc. Entramos en un interesante juego mental e imaginativo, aunque a veces puede que no tanto.

Tu trabajo está muy cercano al cine mudo ¿Cuáles son los elementos clave de una filmación en la que la palabra está ausente?

Bueno, si aceptamos “cine mudo” sólo por la ausencia de voz. Un director de cine dijo una vez que una fórmula para saber si una película estaba bien creada era verla sin sonido y aun así entenderla. Muy resumidamente, yo pienso que en las imágenes debe de ir todo y sobre todo no pueden faltar expresiones y símbolos en un preciso encuadre y movimiento de cámara. Aunque también te diré que el lenguaje visual evoluciona, entrevístame dentro de 100 años y seguramente te responderé algo muy diferente.

¿Y la mayor dificultad?

La dirección y psicología con las y los modelos y actrices/actores en una grabación. Chispa y motor para que fluyan las imágenes.

¿Una escena sublime?

Creo podría escribir un libro sobre escenas que me han impactado o me han conquistado. Mira ¡Ya me has dado una idea! Ahora mismo, hablando de erotismo, me viene a la mente la escena del beso bajo la lluvia de “Match Point” de Woody Allen. Desprende tanta pasión y sensualidad en un espacio tan sencillo y natural. La lluvia siempre libera su magia hipnótica allá donde aparezca.

¿Qué te gustaría filmar?

Cada vez que abro los ojos encuentro ideas que grabar. Muchas cosas, pero el día que pueda hacer mi corto, será una historia nocturna por las calles de la ciudad.

Me gusta ver películas, documentales, videoclips, claro, pero también me interesa la cocina, teatro, baile, arte, bandas sonoras, misterios, exposiciones o museos…

About Author

client-photo-1
sonia
De Barcelona. Chapurreo inglés lo suficiente para hacerme entender (¡sigo intentándolo!). Curiosa. Cinéfila. No sé vivir sin música. Tapeo como filosofía. Vino-aprendiz.

Comments

Deja un comentario