Esa fue la respuesta que recibí el otro día al preguntar a X lo que pensaba sobre una noticia que estaba teniendo bastante eco en los medios. Me estuvo bien la respuesta por preguntar en un momento inoportuno. No me vengas con gaitas. Es una gaita que… Déjate de gaitas. Son frases que no sé si dejan a la gaita en un buen lugar. Pero ¿por qué la gaita? Me acordé de algunas cosas que me había explicado Fernando Mosquera:

-Fernando ¿De dónde viene la gaita? Porque en mi imaginario siempre tengo en mente a los pueblos de Escocia marchando por bastos prados de un verde mágico. Pero he leído en algún sitio que en Egipto hay algunas pinturas que evocan el instrumento o que el propio Nerón la tocaba.

Efectivamente. La gaita da la sensación de provenir de aquellos pueblos relacionados con la cultura Celta, como Irlanda, Escocia, Galicia, Asturies, Bretaña… Pero nada más lejos de la realidad. Los Celtas nunca llegaron a conocer la gaita. Tenían sus propios instrumentos, pero la gaita, en sí, no formó nunca parte de su cultura. Es más, cuando la gaita llegó a esas tierras las razas Celtas propiamente dichas ya habían desaparecido… casi aniquiladas por el Imperio Romano.

Según estudios de especialistas, la gaita es un instrumento mesopotámico, oriental, del 2.000 a.C. aproximadamente. Uno de los instrumentos más antiguos que existen. Muy ligado al askaulos griego. Formada en su inicio por tubos sin bolsa y evolucionada a lo largo de los siglos para dar una mayor potencia sonora al instrumento.

Con la llegada del Imperio Romano a Mesopotamia, la milicia ve en este instrumento un potencial que antes no tenía y empieza a usarlo para acompañar a las tropas cuando marchan. Se convierte, así, en un instrumento militar. Poco a poco el instrumento va evolucionando. Se le añaden partes nuevas. Primero una calabaza rígida que ayuda al tocador a guardar más aire del que es capaz de insuflar. Posteriormente dicha calabaza es sustituida por una vejiga de cerdo. Se modifica el instrumento para adaptarlo a las circunstancias del momento y, sobre todo, para facilitar el trabajo al músico. También empieza a utilizarse acompañado de la percusión, lo que da al ejército romano en marcha una superioridad psicológica sobre sus enemigos. Escuchan antes el retumbar de los pies y el sonido de las gaitas del ejército romano que a los propios soldados… (hay que ponerse en situación).

-Me imagino la escena…

Es a través de las conquistas del Imperio como la gaita llega a sitios tan dispares como Italia, Alemania, Europa del Este, Grecia, Norte de África, Hispania, Francia, Polonia, Britania, etc. Incluso a los países nórdicos, donde el Imperio Romano no llega, pero sí su influencia y cultura.

Los romanos tenían una forma de conquista muy elaborada. Sometían por las armas o a través de acuerdos a las poblaciones que deseaban conquistar y mantenían allí un destacamento de tropas al mando de un Centurión (o de un Senador, en el caso de que la población lo mereciese). Pese a la desconfianza inicial del pueblo, con el paso de los años, los soldados romanos acababan relacionándose con el pueblo conquistado y teniendo descendencia. Esa descendencia ya era ciudadana de Roma y romanos de pleno derecho. De esta forma, era cuestión de tiempo que el pueblo conquistado se dejara absorber por los romanos, impregnándose de su lengua, cultura, usos y costumbres, música, instrumentos… De ahí el origen latino de muchas lenguas de los países que nos rodean, por ejemplo.

Así, la gaita mesopotámica modificada por los romanos acabó en todos estos lugares, casualmente, zonas conquistadas por el Imperio Romano. Y las que no llegaron a ser conquistadas, como Irlanda o los países nórdicos, recibieron la influencia musical de sus países vecinos gracias al comercio y a las relaciones entre las personas.

Con el paso de los siglos y durante el desarrollo de la Edad Media, cada población desarrolló una gaita diferente y adaptada a sus características músico-culturales. Por esta razón no hay dos gaitas iguales en todo el mundo. No existen dos gaitas que se parezcan en el sonido, ni morfológicamente, ni en su digitación, ni en su timbre…

– Entiendo…

La gaita gallega es totalmente diferente a la asturiana, a pesar de compartir frontera. Ni a la gaita de fole leonesa, la gaita toledana, la africana… La gaita de boto aragonesa o la chirimía balear. Las escocesa e irlandesa son completamente opuestas. Todos los países europeos poseen una o más gaitas diferenciadas entre sí. Italia y Cerdeña poseen gaitas diferentes. Igual que Grecia o Turquía. Gran parte de la culpa del desarrollo de las gaitas en España la tuvo el Camino de Santiago, por donde convergían caminantes procedentes de toda Europa (entre ellos músicos).

Existirán en torno a 200 gaitas diferentes en todo el mundo, siendo España uno de los países (por no decir el que más) que más modelos de gaita diferentes posee. Junto con Italia, fue una de las regiones favoritas del Imperio Romano…

Julio César, en sus obras donde relata la guerra contra los Celtas, habla de los instrumentos que éstos tocan. En ningún momento menciona un instrumento similar a la gaita, precisamente, porque son los romanos quienes llevan este instrumento hasta las Islas Británicas.

Y, efectivamente, Nerón tocaba la gaita, además de la lira. Esto está documentado.

-Oye… ¿y cómo se afina?

La gaita es diferente según su afinación. Una gaita gallega, por ejemplo, puede estar afinada en Do, Re, Si bemol, etc. Pero cada afinación requiere una gaita diferente. Es decir, una gaita sólo puede estar afinada en una tonalidad concreta. Si deseo poder tocar en diferentes tonalidades tendré que tener una gaita en cada una de esas tonalidades.

Hoy día es un instrumento muy desarrollado y tan fiable como un violín o un piano. Incluso existen estudios superiores de gaita. Es un instrumento plenamente introducido en la formación musical, pero muy especial en sí mismo.

Para afinar una gaita tienes que afinar por separado los diferentes tubos sonoros que posea, según sea gallega, asturiana, escocesa, irlandesa, etc. El tubo más importante es el punteiro (o punteru, o chanter, según la gaita…), que es el que emite la melodía. El resto de los tubos tendrán que coincidir en la afinación con la nota que emite el punteiro. Y se van afinando uno a uno de forma independiente. Así, cuando aprietas la bolsa o fol, la gaita emite en conjunto un armónico general y afinado en su totalidad. Y eso te permite tocar junto a cualquier otro instrumento que esté afinado, también, en su misma tonalidad. Como un violín, guitarra, piano, teclados, etc.

-Ya puestos… ¿Qué gaita utilizaste para grabar “Creando Camiños”?

En esta canción utilicé una gaita galega grileira. Se llama así porque está afinada en Re agudo y es un poco “chillona”. Es la gaita que mejor se adaptaba a la tonalidad natural de la voz de Rosa Cedrón. Por tanto, el resto de instrumentos que suenan en la canción, como las flautas irlandesas, zanfona gallega, guitarras, etc. están todos afinados en Re.

Sigo sin entenderlo… con lo monas que son… =)

About Author

client-photo-1
sonia
De Barcelona. Chapurreo inglés lo suficiente para hacerme entender (¡sigo intentándolo!). Curiosa. Cinéfila. No sé vivir sin música. Tapeo como filosofía. Vino-aprendiz.

Comments

Deja un comentario