Creemos que todos los niños y niñas tienen derecho a ser felices, disfrutar de la ilusión del juego y la lectura en su infancia de forma plena, como uno de los rasgos fundamentales para desarrollarse y relacionarse con otros niños para que los ayude a evolucionar y a resolver situaciones en la vida.

Así reza la carta de presentación de Il.lusions Solidàries (Ilusiones Solidarias). Esta asociación fue fundada por un grupo de amigos que, un día de 2012, decidieron pasar a la acción.

Inés ¿cómo surgió la idea?

La idea surgió a raíz de colaborar con una compañera de trabajo. Ella estaba casada con un senegalés e inició una campaña de recogida de juguetes para niños en el Senegal. En aquel entonces tuvimos muchos problemas para hacer llegar los juguetes allí. ¡A veces la logística es muy complicada! Pero lo hicimos y yo me quedé con la idea en la cabeza. Esa idea fue madurando hasta que fundamos Il.lusions Solidàries: repartimos regalos a organizaciones que trabajan con niños en riesgo de exclusión social o a veces, si un conocido nos comenta la situación de algún niño en particular, también podemos llegar a colaborar, pero lo normal es vehicularlo a través de otras organizaciones que están implicadas con situaciones familiares complicadas.

¿Y cómo es el proceso? ¿Cómo conseguís los juguetes…?

Los juguetes los vamos a buscar nosotros mismos y las donaciones nos llegan de diferentes formas. Principalmente las recibimos de personas particulares. Algunas veces las AMPAs (Asociaciones de Madres y Padres) también se implican ofreciéndonos los juguetes que a ellos se les han roto.. ¡A veces hacemos trueque! (las AMPAs nos dan juguetes rotos y nosotros les damos juguetes arreglados). A veces nosotros mismos compramos algún juguete, un vestido…  Depende. Luego los arreglamos. Los limpiamos, restauramos y envolvemos. Al final los entregamos a organizaciones como Fundació Comtal, Casal dels Infants, AMPA La Pau, Centro Amigos, Creu Roja Caldes, La Nau… Y son estas organizaciones que están en contacto directo con las familias las que entregan los juguetes a los niños y niñas que se encuentran en situaciones muy complicadas.

¿Qué tipo de juguetes recogéis?

Recogemos todo tipo de juguetes menos los bélicos. En la medida de lo posible intentamos complementar un juguete con un peluche o un cuento. Es nuestra particular forma de incentivar la lectura y la ternura. Cuando entregamos juguetes intentamos hacer un equilibrio entre juguetes sexistas y juguetes neutros.

¿Y con qué dificultades os encontráis?

La gran dificultad que nos encontramos es que muchas asociaciones tienen reticencia en aceptar “juguetes usados”. Supongo que la mentalidad consumista se nos ha metido tan adentro que relacionamos usado con feo o asqueroso ¡y nada más lejos!

Irónicamente nos podemos encontrar con que se prefiere aceptar juguetes con una seguridad un tanto dudosa siempre y cuando sean “nuevos”. Los nuestros no son nuevos pero cumplen con la normativa de seguridad de la UE. Además que los lavamos y restauramos. Creo que es una cosa más de los adultos que de los niños porque mi experiencia es de puro entusiasmo por parte de los niños. Si ves la cara de los niños que lo pasan tan mal recibir un regalo lo entenderías a la perfección. También tenemos cierta dificultad para encontrar juguetes para niños mayores de 6 años ya que a partir de esa edad la mayor parte de los niños de hoy en día juegan a las videoconsolas y de eso no tenemos.

¿Crees que es complicado trabajar y llevar una asociación?

Trabajar y llevar una asociación no es difícil si  realmente sientes pasión por lo que haces. porque a veces vas a gastar X€ en gasolina, comprando un vestido para una muñeca… pero eso no es nada. Lo que vas a gastar de verdad es tiempo. Porque tienes mucho que hacer: recoger, lavar, planchar arreglar, coser, personalizar, envolver… Acabas agotada pero si realmente haces algo con pasión no importa. Porque lo haces contenta y feliz.

¿Y algún truco?

Pues… por ejemplo, cuando nos dan un monopatín que tiene alguna rozadura o algún coche de juguete que tiene algún golpe. Después de limpiarlos lo que hacemos es hacer un pequeño dibujo. Por ejemplo, dibujamos una gotita de agua, una hoja o le ponemos algún adhesivo bonito que disimule el golpe y haga el juguete más bonito e interesante.

¿Un juguete usado? En 2014, 1.200 niños y niñas tuvieron una sonrisa en la noche más mágica

Me gusta sobretodo dedicarle horas a la asociación. Hay fines de semana que puedo estar  todo el día arreglando y envolviendo muñecos. También me gusta mucho viajar, leer e ir al teatro.