Escoger la perfecta compañía para disfrutar de tus hobbies no es tarea fácil. La compañía puede transformar una experiencia o en algo absolutamente inolvidable o en un auténtico infierno. Seguro que no necesitas que te ponga ejemplos. No sólo se ponen en juego los mismos gustos. También hay que tener en cuenta lo animado, maniático, flexible, dialogante, respetuoso, asertivo… que es cada quien. ¿Difícil? Pues si lo trasladamos a un viaje todo se intensifica. Conozco “inseparables” que pasaron a ser un “a ver si nos vemos que voy liado” en zero-coma al volver de una escapada.

Un viaje son muchos viajes

Me muevo entre estas dos frases:

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente” (Mark Twain)

“No hay tierras extrañas. Quien viaja es el único extraño” (Robert Louis Stevenson)

Hay quien viaja a pelo, para sentir. También están los que se informan minuciosamente a través de publicaciones especializadas. Viajar es descubrir y en ese proceso de descubrimiento, todo es válido pero si tienes una ayudita para comprender mejor algunas cosas mejor que mejor ¿no? No es necesario que te hagan de canguro durante todo el viaje, pero en ciertos momentos del trayecto los buenos guías pueden mostrarte cosas que tú jamás verías porque te falta la otra mirada.

Guías ¿cómo escoger uno bueno?

Os recomiendo que contactéis con vuestro futuro guía con tiempo. Es más trabajo de partida pero si lo que se busca es una experiencia totalmente a tu gusto es mejor evitar los paquetes que te ofrecen ya hechos. Ganas en cercanía y en empatía y en muchos casos, al eliminar intermediarios, el guía también sale ganando.

¿Pero qué buscar? Si no tenemos ninguna referencia de alguien cercano tenemos que destinarle un poquito de tiempo a la búsqueda. Poderos entender es importante; menos coña que a veces es un drama el tema de los idiomas. También es fundamental que tenga la suficiente flexibilidad como para modificar una ruta o hacerla a nuestro gusto. Esto requiere de un conocimiento no sólo de la historia, de la geografía o la  climatología sino también social.

Rachid Ouzina

trupis rachid ouizaSi vuestro destino es Marruecos os recomiendo que contactéis con Rachid Ouzina. Sus primeras experiencias con el mundo del turismo las tuvo en su infancia. Nacido en Merzouga de pequeño se dedicaba a vender recuerdos del desierto, como fósiles (hay importantes yacimientos en la zona) o artesanía. Más tarde fue camarero en albergues y campamentos.

Desde pequeño tenía un sueño, crear mi propia empresa. Se me dan bien los idiomas y las personas. Me gusta conocer gente de otros países e intercambiar impresiones y formas de pensar. Dar a conocer el Marruecos auténtico a las personas que nos visitan.

Como camellero tuvo la oportunidad de empezar a ser guía para todas aquellas personas que querían disfrutar de las enormes dunas del Sahara y sus oasis. Siendo guía y conductor para otros se formó desde la experiencia y ya hace 10 años que, tras muchos esfuerzos, se pudo comprar un 4×4 y empezar a trabajar en su propia empresa.

La seriedad en el mundo del turismo es básica. Me gusta que los clientes se sientan cómodos. Como en familia. Intento conocer sus gustos y elaborar las rutas a su medida. Mostrar los rincones más auténticos de Marruecos me apasiona.

Desde su web Maravillas de Marruecos habla de su amor por su país y nos muestra algunas de las cosas que puedes descubrir junto a él. ¡Todo es hablarlo!

Tengo poco tiempo libre, pero en cuanto puedo vuelvo a visitar a mi familia. Volver a las enormes dunas de Merzouga y contemplar  la caída del sol y el cielo lleno de estrellas, como cuando era camellero.

Una vida con hámsters

Chicas… una verdad como un piano. Cuando superamos los 35 inevitablemente la maternidad se pone encima de la mesa. Te gusten o no los bebés. O te lo plantan las amigas, los padres, la pareja o tú misma. A veces como reivindicación. Otras como aviso. Y algunas otras (las peores para mí) como obligación. El hecho de ser madre a día de hoy sigue siendo casi obligatorio.

Ana Bofill

Trupis Ana BofillEsto es lo que inspiró a Ana Bofill a escribir esta obra de teatro. Esta barcelonesa empezó su historia de amor por la interpretación en la infancia. Pero no fue hasta los 20 años que decidió inscribirse en una escuela para formarse en serio y transformar su hobby en una profesión. Primero en la Escuela de Actor en el Centro de formación y creación escénica El Timbal. Este pasado julio se graduó en Arte Dramático por el Estudio Nancy Tuñón-Jordi Oliver. Dramaturga y actriz, Ana ha actuado en varios cortos independientes así como algunos anuncios publicitarios. Y ahora acaba de estrenar esta obra escrita por ella.

Os tengo que decir que me admira. Este mundo tiene fama de ser de los más caníbales. Hay profesiones en las que parece que sólo unos pocos pueden vivir. El resto sobrevive o malvive. Supongo que aquí, los ciudadanxs de a pie tenemos también nuestra parte de culpa. Podemos ir al teatro a ver obras en circuitos alternativos. No sólo las grandes producciones o el cine.  Suelen tener precios muy asequibles y calidad. No tienen los mismos medios, es cierto. Pero suelen ser los viveros de lo que está por venir. Son espacios que respiran pasión por la profesión por los cuatro lados ¿no crees?

“Escenes d’una vida amb Hàmsters”

Tuve la oportunidad de ver “Escenes d’una vida amb Hàmsters” el día de su estreno. Os la recomiendo. Es fresca. Con ese humor que te recuerda a escenas de tu propia vida. Momentos íntimos. Momentos tontos. Una mirada a “esa” etapa de la vida. Ha sido obra residente en La Farinera del Clot y podremos verla en la Nau Ivanow los días 21 y 22 de enero.

Si miro a mi alrededor todas mis amigas o están embarazadas o son madres desde hace poco (A.Bofill)

 

Me gusta ir al teatro, hacer excursiones a la montaña, estar en la playa, viajar, estar con los amigos donde sea.

La maternidad es preciosa pero también tiene sus sombras. La más importante es abandonarnos y dejar de ser nosotras.

Nuestros hobbies no son tonterías. Nos conectan con partes muy íntimas de nosotras mismas y no debemos anular esa parte por otra. La lógica es aplastante: si le quitas una de las patas a la silla te acabarás cayendo.

No hace muchos días una amiga me decía que echaba de menos el teatro, salir, visitar sitios, tiempo para ella. Acabó la frase diciendo que suponía que al final todo pasaba por reservarse un tiempo para ella. Como prioridad. No le voy a quitar a la razón…

Piensa en un luthier. ¿Lo tienes? Ahora descríbemelo. Probablemente hayas pensado en un hombre. Y es que todavía hoy en día nos encontramos profesiones en las que un sexo es mayoritario al otro. Y me refiero a diferencias abismales. Es el caso de los luthier, una de las profesiones más bellas del mundo y en la que Caroline Lacombe se encuentra nadando como pez en el agua.

¿En una familia como la tuya es natural que tú acabaras siendo luthier?

No sé si es natural, pero explica muchas cosas. Mi padre es carpintero y hace tallas en la madera también, aparte de saber de mil otros oficios. Mi abuelo Lacombe también andaba construyendo cosas, casas, etc. Y ese lado de la familia es muy manitas, tanto te hacen un dintel de chimenea que unas muñecas de madera o de trapo.

Del lado de mi madre me viene a parte musical. Mi madre y mis tías cantan, tengo primos músicos. Y yo, aparte de trabajar la madera, desde pequeña canto y toco algún que otro instrumento. Mis padres siguen participando en ferias de artesanos, mi padre con las tallas y mi madre con los tejidos hechos con el telar. Claro, de niña, me paseaba por todas las mesas a ver qué hacían todos esos artesanos. ¡Quería hacerlo todo! Más tarde, hice algún intento con mi padre de hacer instrumentos. Un arpa, unas flautas, siempre andaba buscando planos, me fascinaba saber cómo se podía fabricar un instrumento.

Por una parte pienso “Ojalá hubiese conocido este oficio y hubiera existido la formación de Lutherie que se da ahora en Montréal”. Por otra, si no fuera por haber ido a estudiar al Obradoiro de Instrumentos Galegos Tradicionais en Lugo, en el 1995, no estaría donde estoy, con quien quiero estar y haciendo lo que me gusta hacer. Ahora cuando voy a casa de mis padres, él me dice: ¿Quieres que te vaya preparando madera o algo para algún instrumento? Ahora combinamos conocimientos. Es muy bonito.

¿Por qué la mandolina, la zanfona y el bouzouki irlandés?

La zanfona me viene de haber estudiado en Lugo los instrumentos tradicionales gallegos como las gaitas, las zanfonas. Pero no llegamos a hacer un instrumento entero, y no paré hasta que hice una. Ahí me quedé. Me di cuenta que hay gente muy buena que las hacen y que de momento, yo no quería  invertir tantas horas de investigación para llegar a una zanfona que suene de maravilla. De momento, pongo mis esfuerzos en la mandolina, el bouzouki irlandés que son instrumentos versátiles, y realmente necesitan menos horas de trabajo para nacer y sonar. Da lugar a la investigación, a hacer y deshacer, y ver resultados concretos en tiempos mucho más reducidos que una zanfona.

¿Cuánto tiempo tardas entre que piensas un instrumento y lo acabas?

La parte del dibujo y moldes puede variar. Según si parto de un instrumento que ya tengo por la mano o si lo creo desde cero. La parte de ejecución, una vez hechos planos y moldes, varía según el tamaño en mi caso. Una mandolina puede tardar unas 2 semanas. Entre poner la madera al grosor, doblarla, el montaje, la afinación interna, el encolado, el mástil y los trastes, y finalmente los acabados, puentes y cordales. En el caso de la mandola, que es el instrumento intermedio, en cuanto a tamaño y afinación, unas 2 o 3 semanas, mientras que el bouzouki unas tres semanas largas. La zanfona tardé meses…

¿Es difícil ser mujer en un mundo de hombres?

La verdad es que la gente siempre pregunta: Pero ¿lo haces tú, todo, sola? o piensa que es mi pareja quien construye. Algunos artesanos en algunas exposiciones también se me acercaron disimuladamente, a ver si me “aceptaban” o no en el gremio. Muchas veces el cliente es hombre, en mi caso, y normalmente ya sabe que lo hace una mujer. Hablaba de este tema con otras mujeres luthiers y están de acuerdo que es más difícil a veces ganar credibilidad en el mundillo, incluso a la hora de negociar con clientes. Hay que ser firmes, levantar la cabeza bien alta y trabajar de forma honesta, detallista, y todo acaba siendo reconocido.

¿Por qué decidiste ser luthier?

Porque es algo que me llama desde dentro, una forma de canalizar mis inquietudes manuales y musicales. Es bonito ver como la madera se va transformando y va sonando. Es la parte chula. Si no, me dedicaría a hacer muebles, sería más sencillo que intentar afinar y hacer sonar una caja! Me encanta ver cómo la gente disfruta tocando mis instrumentos. En mi caso, fue un proceso personal y de investigación para llegar a tener unos instrumentos de los que estoy orgullosa.
Coet tocan con un bouzouki de Caroline

¿Y ahora en qué andas?

En el mundo de la artesanía, hay como una corriente de “buscar tu nicho” y otra de diversificar para llegar a más gente. En estas reflexiones me encuentro. Es un mundo de picar piedra; poco a poco, las cosas toman forma, pero has de mirar como evolucionan los instrumentos, las necesidades, las modas musicales…y seguir cambiando y adaptándote a todo esto. Concebir un instrumento es un proceso completo, complejo y te enfrentas a retos…y aunque a veces lo pases mal, es un impulso para seguir creando. ¡Y eso es lo que me gusta!

 

Muchos hobbies me vienen de la infancia, como coser, hacer zapatos o hacer bricolajes varios. También se me ha dado ahora por la cosmética natural, pero para mi uso personal, por temas de piel que sufro desde pequeña y me divierte investigar y ver qué me va bien. Me encanta aprender a hacer muchas cosas, ser “auto suficiente”. Por supuesto, intento también aprender a tocar mejor los instrumentos que toco y cantar un poco sola o con amigas.

¿Ver o mirar? Este inicio de entrada es un tanto “tela”. Lo sé. Pero es que hay quien mira y hay quien ve. De la misma manera que hay quien oye y hay quien escucha. Para ver se necesitan ciertas condiciones físicas pero para saber mirar se necesita algo más que eso. Y Vicente es de esas personas que saben mirar.

¿Cómo llegaste detrás de la cámara?

Sería largo de contar, pero lo haré de forma simplificada. Desde que tengo uso de razón que siempre me fascinó cualquier medio de crear imágenes y sonido.El dibujo, la tv, la radio, el cine… Cuando tenía 20 años,  junto con mi hermano Antón, emprendí la aventura de inaugurar una pequeña tienda de fotografía, allí revelábamos los carretes, vendíamos material y foto-estudio. Algunos años después ofrecíamos reportaje social y fue entonces cuando precisamos del vídeo. Ahí fue mi primera toma de contacto profesional con la cámara, aprendiendo todo siempre de forma autodidacta, aunque no fue hasta hace 6 años que me inicié a realizar vídeos algo más desarrollados.

¿Y ahora en qué andas?

Hoy en día realizo mayoritariamente vídeos de erotismo soft y glamour, nunca pornográficos, ya que es la clientela que tengo, pero también realizo making-of. Hago todo el proceso, algunas veces solo, desde la idea hasta el montaje final. Soy un hombre orquesta, pero en estos momentos estoy expandiendo mi profesión para la realización de videoclips musicales o publicidad. Unos proyectos que precisarán de más trabajo en equipo.

Disculpa mi ignorancia pero ¿qué diferencia un realizador de un director?

Realizador está más relacionado con la televisión. Es el que está en el control pinchando cámaras. Director es común con el cine, encargado de dirigir todos los procesos creativos de principio a fin de un proyecto audiovisual. En TV, el director, es el que se encarga de los contenidos. Es diferente. Aunque a un director de cine también se le puede llamar realizador.

Y pregunta obligada… ¿qué diferencia el erotismo del porno?

Creo que todos sabemos lo que es pornografía, sexo real y explicito, el límite o frontera lo pondrá el juicio de cada uno. El erotismo es algo más sutil con el sexo, un pensamiento, una mirada, un movimiento, un vestido, un objeto, un beso o una caricia, etc. Entramos en un interesante juego mental e imaginativo, aunque a veces puede que no tanto.

Tu trabajo está muy cercano al cine mudo ¿Cuáles son los elementos clave de una filmación en la que la palabra está ausente?

Bueno, si aceptamos “cine mudo” sólo por la ausencia de voz. Un director de cine dijo una vez que una fórmula para saber si una película estaba bien creada era verla sin sonido y aun así entenderla. Muy resumidamente, yo pienso que en las imágenes debe de ir todo y sobre todo no pueden faltar expresiones y símbolos en un preciso encuadre y movimiento de cámara. Aunque también te diré que el lenguaje visual evoluciona, entrevístame dentro de 100 años y seguramente te responderé algo muy diferente.

¿Y la mayor dificultad?

La dirección y psicología con las y los modelos y actrices/actores en una grabación. Chispa y motor para que fluyan las imágenes.

¿Una escena sublime?

Creo podría escribir un libro sobre escenas que me han impactado o me han conquistado. Mira ¡Ya me has dado una idea! Ahora mismo, hablando de erotismo, me viene a la mente la escena del beso bajo la lluvia de “Match Point” de Woody Allen. Desprende tanta pasión y sensualidad en un espacio tan sencillo y natural. La lluvia siempre libera su magia hipnótica allá donde aparezca.

¿Qué te gustaría filmar?

Cada vez que abro los ojos encuentro ideas que grabar. Muchas cosas, pero el día que pueda hacer mi corto, será una historia nocturna por las calles de la ciudad.

Me gusta ver películas, documentales, videoclips, claro, pero también me interesa la cocina, teatro, baile, arte, bandas sonoras, misterios, exposiciones o museos…

Nuestra relación con los perros está cambiando. Hasta hace no tanto los canes eran vistos como una herramienta más en las labores del campo. Ahora que nos hemos trasladado a ciudades, el perro es otro habitante más. Aún queda mucho trabajo por hacer (mucho) para que el perro esté integrado y aceptado en nuestras ciudades de una forma positiva. Se ha de trabajar en el respeto mutuo de todas las partes para conseguir una convivencia armoniosa. A ello se dedica Ingrid Ramon siendo educadora canina desde lo positivo.

Cada perro tiene sus dificultades y depende de nosotros que pueda superarlas

Desde pequeñita tenía claro que quería ser profe de perros. También tuve claro desde muy pronto que los castigos no eran mi metodología de enseñanza así que hice las maletas y me fui a Inglaterra. Allí descubrí que habían otras formas de enseñar y educar a un perro. Trabajé en una protectora mientras aprendía todo lo que podía. Persona que podía aportarme algo, persona con la que estudiaba. Después compaginé mi trabajo en la protectora con una consulta privada y empecé a tocar el tema de la detección que siempre me fascinó: detección de explosivos, de estupefacientes, de enfermedades… Durante 10 años estuve a caballo entre Inglaterra y Estados Unidos hasta que decidí volver a casa y enseñar todo lo que había aprendido en Barcelona.

Para unos el perro es ese animal fiel que nunca te fallará ¿para tí qué es?

Los perros me han hecho evolucionar. Me han hecho salir de mi zona de confort, arriesgarme, querer saber más, aprender de mí misma, ser más tolerante… Para poderte relacionar con este animal has de hacer un trabajo de dentro hacia afuera. Has de aprender a comunicarte, a relacionarte y eso requiere que tú te abras. Te abras a pensar opciones, a entender, a aceptar que te equivocas… Además de todo el amor, compañía, risas, emociones… para mí un perro es evolucionar.

¿Cómo funciona la detección? ¿Todos los perros pueden?

Ahora colaboro con el Hospital Clínic en un estudio de detección de cáncer. A través de muestras hemos llegado a la conclusión que Blat (mi perro) es capaz de detectar cáncer con un 98% de éxito. Es fascinante y te diría que sí y no pueden. Todos los perros tienen la capacidad de detectar pero no todos tienen la actitud para hacerlo, las ganas. Todos podemos jugar a fútbol pero no todos tenemos interés en practicarlo.

¿Qué me puedes decir de los perros agresivos o de las razas agresivas?

Es mejor hablar de perros reactivos que agresivos. En cuanto a eso te diré que hay un pequeño componente genético pero sobretodo es educacional y experiencial. Si a un perro no lo educas desde pequeño y si tiene experiencias negativas la agresión puede estar a un paso. En cambio si tiene una buena educación y le proporcionamos experiencias positivas no ha de haber agresión; sea de la raza que sea.

Me gusta la naturaleza, viajar, leer, artes marciales, quedar con los amigos, comer, descubrir, enseñar… ¡VIVIR! 🙂

Estos días estoy a la caza de los regalos navideños y se me ocurrió regalar dos preciosidades de Bobalina a alguien muy especial para mí. Algo bonito que me permitió conocer un poquito más de Adela.

¿Cómo empezó todo este proyecto?

La costura siempre ha estado presente en mi vida. De pequeña, con mi madre siempre hacíamos cosas. Eso sí “Bien hecho. Si no, lo repites” como decía ella. Luego estuve vinculada al diseño textil durante 20-25 años en mi Alicante natal pero con la globalización todo cambió y tuve que cambiar también. Así que me puse a hacer otras cosas.

Siempre sentí la necesidad de expresar, de crear. Así que empecé a hacer camisetas personalizadas para adultos y niños. Veía a la persona y customizaba la camiseta. Si a alguien le gustaban los perros, le ponía a su mascota con trozos de tela. Si era médico le ponía una bata de médico… ¡A la gente le encantaba! Con el tiempo mi trabajo evolucionó y empecé a querer hacer cosas con volumen. Necesitaba tocar. Así que aprendí a hacer amigurimis. Fue algo totalmente autodidacta porque no sabía más que el punto básico.

Y de los amigurimis y el ganchillo volví a querer tocar tejidos con lo que nacieron las muñecas basadas muchas veces en los diseños de las camisetas. Hacía el patrón en escala y luego les daba vida con los pequeños detalles. Empecé a hacerlas para mí y mis amigos. Ahora puedo decir que los niños son mis mayores clientes. Es maravilloso porque tienen claro lo que quieren. Cuando ven mis muñecas quieren “Esa”. No “Esta” o “Aquella”. No. Quieren “Esa” muñeca. Es alucinante. Y me apasiona mucho ver a un niño que quiere una muñeca. A veces los padres se quedan un poco sorprendidos porque es un juguete de “niñas” pero al ver lo claro que lo tienen es francamente fascinante y precioso. Y la mejor prueba de mi trabajo. Porque las muñecas están hechas una a una y cosidas a conciencia para que aguanten el juego de un niño.

¿Y cómo surge una Chin o una Casilda?

Quien manda es la ropa. Las hago con pequeños retazos de ropa que compro en tiendas. Eso las hace únicas porque cada muñeca tiene su flor, su lazo, su tela especial. Mi casa está llena de pequeños cajoncitos llenos de botones, retales, perlitas, pompones… Me gusta trabajar con tejidos estampados y con tafetán, que a la hora de trabajarlo no sufre tanto la deformación como otro tipo de tejidos.

¿Y te inspiras…?

Me inspiro observando a mi alrededor. Las personas con las que me cruzo. Una niña con un peinado X, un pompón, una sonrisa… pero sobretodo me inspiro con la ropa. Yo creo que al ver una tela empiezo a pensar en la muñeca, en los colores que mejor le sientan, en cómo es su pelo, su cara, sus zapatos… Es como si las telas del vestido me fueran contando cosas y a través de ellas construyo la muñeca.

¿Bobalina por qué?

El nombre de Bobalina lo encontró una amiga que siempre me decía que era una boba, que tenía que espabilar. Y de boba surgió Bobalina como algo cariñoso y tierno.

Me gusta leer, pasear, ir a exposiciones, el cine de autor, pasear por la playa, la naturaleza y los reportajes y artículos de opinión que te hagan pensar. Pero sobre todo busco cosas que me hagan sonreír.

La primera imagen que tengo del yoga es la de un tipo prácticamente desnudo y en una posición imposible de mantener más de 2 minutos. Cuando me aproximé un poquito más empezaron las dudas ¿Qué es más importante? ¿Las posiciones o asanas? ¿La respiración o pranayama?… Este abril nos iremos con Silvia Ojea a practicar Yoga Shri Vivek en Marruecos. Chulo ¿verdad? Así que mientras preparábamos el viaje le hicimos algunas preguntas.

¿Por qué tengo la sensación que el yoga está fraccionado Silvia?

En mi opinión, cuando el yoga llegó a occidente, en función de los intereses de las personas que lo transmitieron, unos se centraron más en la práctica física, otros en la meditación… Y ello dio lugar a que se dividiera el yoga.

Silvia Ojea, nuestra profe de Yoga en el viaje que haremos el próximo abril a Marruecos practica el Shri Vivek – Yoga Integral. Se llama integral porque trabaja todas las dimensiones de la persona: el cuerpo, la mente y la energía. El planteamiento es sencillo. A través de asanas (posturas muy suaves) vas liberando las tensiones del cuerpo. Flexibilizas. Estiras. Tonificas. Al hacer esto estimulas los órganos internos. Se relaja el sistema nervioso. Aumenta la vitalidad y la salud vuelve al cuerpo. Las asanas van acompañados de pranayama. El dominio de la respiración nos ayuda a oxigenar y limpiar los tejidos del cuerpo y la sangre. Esto repercute en las emociones. Con el cuerpo y la mente en calma podemos ver nuestros quebraderos de cabeza desde otra perspectiva y encontrar soluciones a los conflictos de la vida diaria.

Silvia ¿por qué muchas veces se dice que la felicidad es la relajación?

Según mi experiencia, cuando aumenta mi energía después de la práctica de yoga o de recibir o dar un masaje, mi cuerpo está más relajado y mi mente más calmada. Entonces siento internamente un bienestar que se refleja en alegría, felicidad. Noto que estoy más centrada en mí y puedo concentrarme más en lo que hago. En definitiva estoy más presente y no me afectan tanto las cosas de fuera… Y eso me genera felicidad, satisfacción.

¿Cómo llegaste al yoga?

En un momento de mi vida, sufrí problemas de estómago y el médico me comentó que era debido al estrés del trabajo y que debería tomar medicación de por vida. No quedándome conforme con la solución que me dio, hablé con una amiga, quien me recomendó empezar a practicar yoga y, por otro lado, me traté con acupuntura. Noté una gran mejoría y a partir de entonces empecé a interesarme por las terapias naturales y el yoga. Practiqué diferentes tipos de yoga hasta que encontré la formación de coach de yoga Shri Vivek y de masaje ayurvédico. Desde entonces me he centrado en este tipo de yoga y masaje, y observo cada día los grandes beneficios que me aportan a mí y a las personas con las que los comparto.

¿Qué nos espera en el viaje a Marruecos?

Muchas cosas. Podremos compartir durante unos días, con un grupo reducido, una cultura tan distinta a la nuestra, tan rica en arquitectura, gastronomía, paisajes… Podremos disfrutar de la amabilidad de la gente… y combinar todo esto con la práctica del yoga y la meditación con las dunas de fondo. Este viaje nos permite desconectar de nuestra rutina. Además, según las inquietudes del grupo, compartimos consejos y conocimientos sobre Ayurveda para adquirir buenos hábitos de salud. Y, por supuesto, compartimos muchas risas, baile… Así, que ¡animaos!

Me gusta hacer todo aquello que me hace sentir feliz

En muchas ocasiones, con motivo de entrevistas o público que se acerca a charlar después de un concierto, me preguntan en qué me inspiro para componer mis canciones. Nunca he sabido qué responder, pues, si soy sincero, no tengo una forma concreta de inspirarme… Son cientos los motivos que un artista puede tener para escribir un libro, crear un dibujo, una escultura, una pintura, una coreografía especial o una melodía, y no creo que haya demasiados de ellos que tengan una forma concreta para inspirarse. Eso viene por el momento, las sensaciones, los sentimientos que tienes en tu interior en ese preciso momento. Si no los tienes, esperas.

El proceso de creación de “Creando Camiños” fue impresionante: tardé apenas unos minutos en componerla. Dediqué más tiempo (un año) a los arreglos instrumentales que a la letra, que surgió como si llevara toda la vida cantándola… En el momento de componerla pensaba en la voz de Rosa Cedrón, una de las voces más extraordinarias del Folk Gallego, que fue durante muchos años cantante del grupo Luar Na Lubre, y que ahora es colaboradora habitual de Mike Oldfield. Por eso le pedí que grabara la canción para mi disco con su voz, que le da un aire más etéreo a la melodía, a lo que ella aceptó. También colabora en ella Pancho Álvarez, de la banda de Carlos Núñez y uno de los músicos más virtuosos con los que he tenido oportunidad de tocar. Él le da un aire diferente a la canción.

-¿Por qué un año en los arreglos? ¿Qué buscabas?

Yo me considero un “buscador de sonidos”. Me gusta fusionar los sonidos de diferentes culturas porque creo que todas ellas tienen un tronco común. Es muy fácil escuchar una flauta irlandesa al lado de una hansa veena hindú, a pesar de la diferencia de cultura y origen, pues ambos instrumentos provienen de la música tradicional, que es común a todas las culturas. En “Outlander” demuestro que esta fusión funciona.

-En “Creando Camiños” se evocan las emociones del extranjero, del peregrino fuera de su tierra en busca de un lugar ¿Dónde está el “hogar”?

Y no sólo esas. La línea general del álbum habla sobre el hecho de ser extranjero desde varios puntos de vista diferentes. Se fusiona la música de Galicia con la de Irlanda, del País Vasco; se mezclan las gaitas de cualquier tipo con el laúd árabe o la hansa veena hindú… “Outlander”, “Sin tierra” y “A faraway place” también hablan del camino que todo extranjero tiene por delante. En “Abre los ojos” se escuchan los pasos de un caminante por el bosque, en plena naturaleza. En “Inis Mór girl” se escucha el sonido del mar y habla de una chica de Irlanda. “Entzun, zazu” tiene su origen en una historia escocesa. En “A Catedral de Pedra” toco en una misma pieza las gaitas gallega, escocesa e irlandesa… Colaboran artistas de Irlanda, Reino Unido, Asturies, País Vasco, Galicia, Sudán, Israel… y todos nos hemos sentido como en casa.

Todo en el disco te lleva fuera de tu hogar. O, tal vez, es que tu hogar puede estar en cualquier sitio… Cada uno que decida después de escuchar el disco.

Hablar con Fernando es una maravilla. Primero porque sabe mucho, sabe un montón. Pero además, es que es de esas personas con las que empiezas hablando de música y acabas hablando de El Camino.

– Si te digo “El Camino” ¿tú qué piensas?

Pienso en verde y agua. Esfuerzo y lucha. Paz interior. Solo frente a ti mismo

– ¿Qué Camino has hecho y alguna anécdota que se pueda contar?

He hecho en dos ocasiones el Camino Francés y en una la Vía de la Plata. ¿Anécdotas? Son muchas historias y vivencias las que conoces en el Camino, todas ellas para aprender más de ti mismo. Serían demasiadas para escribirlas aquí… Yo recomiendo más vivirlas por ti mismo, en persona.

– ¿Y un paisaje?

Cualquier tipo de paisaje te conmueve si te encuentras en el lugar adecuado y en el momento preciso. Si debo elegir, me quedo con la grandeza de las montañas del Pirineo, cruzando Roncesvalles desde Sant Jean-Pied-de-Port (Francia); con las montañas leonesas o con las oscuras corredoiras de Galicia. En estos parajes es fácil entender el miedo del peregrino medieval a ser asaltado en medio del camino…

Mi escaso tiempo libre lo dedico, sobre todo, a estar con la familia. Me gusta mucho leer, así que siempre le dedico la última hora del día, por muy tarde que me acueste. También me encanta el cine, al que intento ir una vez a la semana. Y, cuando puedo o necesito “airearme”, salgo a correr, algo que he hecho desde siempre y que me ayuda con el esfuerzo físico de los conciertos. Como hobbie de verdad, desde chaval he sido fan de los juegos de rol, así que pinto figuritas de plomo en miniatura. Desgraciadamente, esto hace tiempo que no lo puedo hacer por falta de tiempo… A ver si lo retomo un día…

Creemos que todos los niños y niñas tienen derecho a ser felices, disfrutar de la ilusión del juego y la lectura en su infancia de forma plena, como uno de los rasgos fundamentales para desarrollarse y relacionarse con otros niños para que los ayude a evolucionar y a resolver situaciones en la vida.

Así reza la carta de presentación de Il.lusions Solidàries (Ilusiones Solidarias). Esta asociación fue fundada por un grupo de amigos que, un día de 2012, decidieron pasar a la acción.

Inés ¿cómo surgió la idea?

La idea surgió a raíz de colaborar con una compañera de trabajo. Ella estaba casada con un senegalés e inició una campaña de recogida de juguetes para niños en el Senegal. En aquel entonces tuvimos muchos problemas para hacer llegar los juguetes allí. ¡A veces la logística es muy complicada! Pero lo hicimos y yo me quedé con la idea en la cabeza. Esa idea fue madurando hasta que fundamos Il.lusions Solidàries: repartimos regalos a organizaciones que trabajan con niños en riesgo de exclusión social o a veces, si un conocido nos comenta la situación de algún niño en particular, también podemos llegar a colaborar, pero lo normal es vehicularlo a través de otras organizaciones que están implicadas con situaciones familiares complicadas.

¿Y cómo es el proceso? ¿Cómo conseguís los juguetes…?

Los juguetes los vamos a buscar nosotros mismos y las donaciones nos llegan de diferentes formas. Principalmente las recibimos de personas particulares. Algunas veces las AMPAs (Asociaciones de Madres y Padres) también se implican ofreciéndonos los juguetes que a ellos se les han roto.. ¡A veces hacemos trueque! (las AMPAs nos dan juguetes rotos y nosotros les damos juguetes arreglados). A veces nosotros mismos compramos algún juguete, un vestido…  Depende. Luego los arreglamos. Los limpiamos, restauramos y envolvemos. Al final los entregamos a organizaciones como Fundació Comtal, Casal dels Infants, AMPA La Pau, Centro Amigos, Creu Roja Caldes, La Nau… Y son estas organizaciones que están en contacto directo con las familias las que entregan los juguetes a los niños y niñas que se encuentran en situaciones muy complicadas.

¿Qué tipo de juguetes recogéis?

Recogemos todo tipo de juguetes menos los bélicos. En la medida de lo posible intentamos complementar un juguete con un peluche o un cuento. Es nuestra particular forma de incentivar la lectura y la ternura. Cuando entregamos juguetes intentamos hacer un equilibrio entre juguetes sexistas y juguetes neutros.

¿Y con qué dificultades os encontráis?

La gran dificultad que nos encontramos es que muchas asociaciones tienen reticencia en aceptar “juguetes usados”. Supongo que la mentalidad consumista se nos ha metido tan adentro que relacionamos usado con feo o asqueroso ¡y nada más lejos!

Irónicamente nos podemos encontrar con que se prefiere aceptar juguetes con una seguridad un tanto dudosa siempre y cuando sean “nuevos”. Los nuestros no son nuevos pero cumplen con la normativa de seguridad de la UE. Además que los lavamos y restauramos. Creo que es una cosa más de los adultos que de los niños porque mi experiencia es de puro entusiasmo por parte de los niños. Si ves la cara de los niños que lo pasan tan mal recibir un regalo lo entenderías a la perfección. También tenemos cierta dificultad para encontrar juguetes para niños mayores de 6 años ya que a partir de esa edad la mayor parte de los niños de hoy en día juegan a las videoconsolas y de eso no tenemos.

¿Crees que es complicado trabajar y llevar una asociación?

Trabajar y llevar una asociación no es difícil si  realmente sientes pasión por lo que haces. porque a veces vas a gastar X€ en gasolina, comprando un vestido para una muñeca… pero eso no es nada. Lo que vas a gastar de verdad es tiempo. Porque tienes mucho que hacer: recoger, lavar, planchar arreglar, coser, personalizar, envolver… Acabas agotada pero si realmente haces algo con pasión no importa. Porque lo haces contenta y feliz.

¿Y algún truco?

Pues… por ejemplo, cuando nos dan un monopatín que tiene alguna rozadura o algún coche de juguete que tiene algún golpe. Después de limpiarlos lo que hacemos es hacer un pequeño dibujo. Por ejemplo, dibujamos una gotita de agua, una hoja o le ponemos algún adhesivo bonito que disimule el golpe y haga el juguete más bonito e interesante.

¿Un juguete usado? En 2014, 1.200 niños y niñas tuvieron una sonrisa en la noche más mágica

Me gusta sobretodo dedicarle horas a la asociación. Hay fines de semana que puedo estar  todo el día arreglando y envolviendo muñecos. También me gusta mucho viajar, leer e ir al teatro.

¿Alguna vez has pensado qué animal eres? Yo siempre digo que soy un oso panzoso: mitad oso panda, mitad oso perezoso. Es divertido preguntar a los amigos con qué animal se identifican. O pensar qué animal es la persona que comparte asiento contigo en el autobús, tus compañeros de trabajo (ese gran ecosistema) o el tipo con el que siempre coincides en la cafetería. Con Patricia Caicedo me cuesta pensar en un único animal. ¿Médico, artista, mecenas, hada madrina, historiadora, empresaria, latinoamericana, catalana? Tal vez animal mitológico ¿Exagero?

De todo lo que se podría hacer tú has decidido crear el Barcelona Festival of Song, un espacio académico especializado en la canción lírica ibérica y latinoamericana. ¿Por qué?

Porque es necesario visibilizar las obras y los compositores de esa región. Tradicionalmente, en la historia de la música, en todo el mundo occidental, en los conservatorios y en las universidades sólo se enseña el repertorio alemán, italiano y francés.

– ¿Por qué crees que pasa esto?

Por la propia historia. En el s.XIX eran los países hegemónicos, eran el centro de la cultura, el centro político y caímos dentro de ese eurocentrismo. Todo lo que estaba fuera de ese centro eran las “periferias musicales”. Lo que resulta sorprendente es que, todavía ahora, en el siglo XXI, las instituciones musicales sigan ancladas en el modelo eurocéntrico. Mi misión es dar el valor que se merece a la música de América Latina y de la Península Ibérica, por mi contexto y por donde nací.

– ¿Y es complicado hacerla conocer?

Si. Uno de los grandes obstáculos para que no se conozca es que no está publicada. Parte de mi trabajo ha sido crear una editorial musical que publica estas obras. Hay un gran trabajo por hacer: primero hay que encontrar las obras, qué derechos hay sobre ellas, tramitaciones… es un trabajo largo.

– ¿Me podrías hacer una lista de básicos? ¿Por dónde empiezo?

Ufff ¡Qué pregunta más complicada! Cualquier cosa que diga será injusta. Lo mismo que en el lead alemán está Schuman y Schubert, también están Mompou, Falla o Granados. Tal vez empezaría con Heitor Villa-Lobos, Alberto Ginastera, Manuel M. Ponce y Carlos Chávez. Creo que serían una buena punta del iceberg.

– El mundo del arte se mide muchas veces por una palabra: éxito. ¿Qué es para ti el éxito?

Éxito es hacer lo que a uno le gusta y sentirse satisfecho haciendo lo que uno hace cada día. Poner al servicio de los demás tus dones, tus talentos. Sacar el máximo talento al servicio de los otros. Ese es el motor, no el dinero.

– ¿Cómo una médico acaba siendo soprano y tantas cosas más?

Aunque la música ha formado parte de mi vida desde siempre (desde los 5 años que tomaba clases) fue después de licenciarme que ya empecé a tomar una serie de decisiones que iban intuyendo cuál iba a ser mi camino, hasta que a los 28 años cogí la maleta, dejé Bogotá y me vine a Barcelona. Por cómo soy he llegado hasta aquí.

– Sé que andas en muchas cosas pero ¿alguna en especial?

Walter Aaron Clark escribió lo que probablemente fue la mejor biografía de Enrique Granados. En 2016 es el centenario de su muerte así que acepté el encargo de Walter para traducir la biografía al castellano porque Granados forma parte de mí.

Tengo poco tiempo libre. Yo trabajo en mis hobbies. Todas las cosas que hago me entusiasman y por eso las hago. Mis actuales hobbies… estoy estudiando árabe, escucho música, leo, monto en bici, visito museos, la fotografía y aprender sobre los últimos “inventos tecnológicos”.